Portada :: Economa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 14-01-2020

Presin fiscal, fraude y justicia fiscal

Santiago Gonzlez Vallejo
Rebelin


En medio del arranque de un Gobierno de coalicin, se est debatiendo mucho acerca del asunto de la presin fiscal. As, por ejemplo, el presidente de Foment del Treball, Josep Snchez Llibre, declar en un reciente acto pblico que su organizacin se opondr a cualquier aumento de la presin fiscal.

La presin fiscal es, simplemente, el cociente entre la suma de los impuestos pagados y el producto interior bruto. Una sociedad tendr una mayor o menor presin fiscal segn compagine la cobertura de las necesidades, establecidas por criterios democrticos, y su equivalente de ingresos pblicos, generalmente la suma de impuestos con una distribucin de peso relativo entre ellos.

Es relevante recordar que la deuda pblica est cercana al PIB total de un ao. Dado que aquella es la acumulacin de dficit pblico, diferencia entre ingresos y gastos pblicos, vemos la insuficiencia crnica de nuestro sistema fiscal.

Por lo tanto, hay que mejorar la suficiencia fiscal, o sea, hay que aumentar la presin fiscal, si democrticamente queremos tener un Estado de Bienestar y si queremos acercarnos al de nuestros vecinos. De hecho, la presin fiscal en Espaa es menor en 7 puntos de PIB comparada con los pases de la eurozona. Y hay que hacer constar que la disminucin de ingresos del impuesto de sociedades, entre otras cosas, explica que ni siquiera se llegue a la presin fiscal previa a la crisis econmica y no estara de ms recuperarlos.

Ese aumento necesario de presin fiscal se puede lograr de varias formas. Si aumenta el PIB y el pas tiene un sistema fiscal progresivo, es lgico que la presin fiscal aumente y no provoque animadversin. Ni siquiera por parte de aquella ciudadana que mejorase sus ingresos. Adems, el crecimiento de la economa provoca una reduccin de gastos, como el desempleo, facilitando la suficiencia.

Pero, lo ms lgico, tanto en poca de bonanza como de decaimiento, es lograr que aumenten los ingresos fiscales a costa de los defraudadores y de aquellas entidades que eluden el pago de impuestos y del bien comn.

En nuestro pas hay una gran bolsa de fraude, de ingresos no declarados. Ese sera un elemento estratgico, la lucha contra el fraude, que los Snchez Llibre no deberan cuestionar, a pesar de que suba la presin fiscal.

Hay otra cuestin obvia. Hay empresas, sobre todo, pero no nicamente, del mbito digital, multinacionales, que utilizan diversos mecanismos para eludir impuestos. Eso entraa una competencia desleal con respecto al resto de empresas nacionales y pymes. Si una empresa de restauracin, por ejemplo, por pagar royalties a la matriz, no tiene beneficios, no paga impuesto de sociedades. Y, en muchas ocasiones, los pagos a las matrices o la facturacin de comisiones estn calculados para planificar una factura fiscal marginal y no pagar impuestos. Esa multinacional podra pagar menos impuestos, con la misma facturacin, que la cafetera de la esquina y tendra ms posibilidades de expandirse. Luchar contra la elusin fiscal aumentara la presin fiscal, pero no los impuestos de la cafetera de la esquina. Se supone que las patronales defienden a todas las empresas por igual y no slo o predominantemente a multinacionales, con lo que un aumento selectivo de la presin fiscal no debera despertar sus resistencias, pues sera positivo para la economa y el bienestar general de sus ciudadanos y de las pymes.

Finalmente, la distribucin de ingresos fiscales entre los diferentes impuestos es fruto de decisiones polticas. Con la misma suma de las recaudaciones de impuestos, la carga fiscal de cada ciudadano puede ser muy diferente. Se puede subir el tipo de IVA de una serie de productos y bajar el Impuesto sobre el Patrimonio o el de Sucesiones y mantener globalmente la presin fiscal, pero la carga impositiva para los consumidores de esos productos se incrementara, mientras que para los sujetos que tendran que haber satisfecho los impuestos bajados se reducira.

De ah, la importancia de tratar la progresividad del sistema fiscal. Y en Espaa se ha achatado despus de la reforma tributaria de Fuentes Quintana. Los tipos mximos de la tabla general del IRPF se han reducido, mientras que los del IVA han aumentado. No es extrao que los ingresos de uno y otro impuesto se vayan igualando, erosionando la progresividad. Y que sean las rentas de trabajo las que soporten cerca del 85% del peso de este tributo.

Hay un inters clasista, amplificado por muchas tribunas y opciones partidarias, que no protesta por esa dualidad del IRPF, pero pretende eliminar el impuesto del patrimonio, que no incluye en su base imponible los ingresos salariales, y que afecta al nivel de riqueza de las personas. En ese cortejo aristocrtico, que selecciona unos impuestos para bajar su aportacin frente a otros, nunca se habla, por ejemplo, de bajar el IVA de consumos populares, como podra ser el transporte pblico, pero s de bajar otros impuestos que repercuten en la progresividad del sistema fiscal, como el impuesto de sucesiones .

Manteniendo fija una presin fiscal, la carga tributaria para unos ciudadanos con menores rentas frente a otros con mayores niveles de renta o riqueza puede ser muy diferente. Por lo tanto, se pueden subir tipos en unos impuestos y rebajar otros sin que afecte a la presin fiscal.

Por todo ello, diversas organizaciones y en particular la Plataforma por la Justicia Fiscal reclamamos al nuevo Gobierno una mejora de la suficiencia fiscal, centrada en la lucha contra el fraude y la elusin fiscal y una mejora de la progresividad del sistema fiscal espaol.

Santiago Gonzlez Vallejo. Economista, USO. Plataforma por la Justicia Fiscal

Publicado originalmente en nuevatribuna.es

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter