Portada :: Brasil
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 15-04-2019

Entrevista a Luiz Eduardo Greenhalgh, uno de los abogados de Lula
Lula es rehn de los que tomaron el poder por asalto

Javier Larran
Rebelin / Correo del Alba


Hace exactamente un ao, a causa del bullado caso Lava Jato, el expresidente brasileo y lder histrico del Partido de los Trabajadores (PT), Luiz Incio Lula da Silva, fue condenado a 12 aos y un mes de prisin por supuestos delitos de corrupcin. La noticia dio la vuelta al mundo y no dej indiferente a nadie, al tiempo que la Justicia brasilea, con una premura inusitada y falta de toda prueba, procedi recientemente a sentenciarlo por otros 12 aos, en atencin a crmenes por lavado de dinero y corrupcin. Paralelamente, el 23 de febrero se hizo pblica la candidatura de Lula al Premio Nobel de la Paz 2019, promovida por el tambin galardonado Adolfo Prez Esquivel. Al momento de publicarse esta entrevista, las y los adherentes del exmandatario darn vida en Brasil y el mundo a la Jornada Mundial de Solidaridad con Lula. Con el objetivo de desentraar los hilos del corrupto sistema judicial brasileo, el torrente de irregularidades cometidas por un sinnmero de magistrados para condenar a Lula, la porfiada persecucin contra este por parte de los medios de comunicacin, as como de la urgente labor de la izquierda y el progresismo global en la lucha por su liberacin, Correo del Alba se arrim a Luiz Eduardo Greenhalgh, uno de los abogados de Lula, quien a pesar de hallarse atareado por los procesos en curso, se hizo de un valioso tiempo para esclarecer las verdades del caso.

Javier Larran.- Abogado, quisiera comenzar por pedirle que nos diga cul es la actual condicin legal de Lula.

Luiz Eduardo Greenhalgh.- Desde hace casi un ao el expresidente Luiz Incio Lula da Silva est encarcelado en Curitiba, condenado a ms de 12 aos de prisin, en un proceso sin pruebas, llevado a cabo con el nico e indiscutible objetivo de impedir su candidatura a la presidencia de la Repblica.

Javier Larran.- Puede hablarnos de las irregularidades vividas antes, durante y despus del primer proceso judicial en contra de Lula?

Luiz Eduardo Greenhalgh.-
El proceso, verdadera farsa judicial, fue montado con el fin que mencion. Claro, la denuncia es que l habra recibido por parte de una constructora un apartamento trplex en Guaruj, en virtud de la celebracin de tres contratos de la constructora con Petrobras. Sin embargo, nada de esto fue comprobado. Al contrario, lo que se evidenci en los autos judiciales fue que los tres contratos no contaron con participacin alguna de Lula y que el apartamento nunca estuvo a su nombre. Para colmo, la constructora lleg a usar el inmueble como garanta de un prstamo bancario en beneficio propio. Inclusive se utiliz un delator que, despus de dos declaraciones sin atribuir ningn ilcito a Lula, en su tercera comparecencia dijo que el inmueble "iba a ser destinado a Lula".

Javier Larran.- A qu atribuye esa voltereta del declarante?

Luiz Eduardo Greenhalgh.-
El cambio de versin se dio porque este testigo fue condenado a 25 aos de reclusin por otro proceso y, despus del testimonio en que mencion a Lula, su pena fue reducida a solo tres aos, con derecho a prisin domiciliar.
En consecuencia, como no se hall nada contra Lula, el entonces juez Srgio Moro actual ministro de Justicia de Jair Bolsonaro dijo que el expresidente estaba siendo condenado a nueve aos de prisin "por actos indeterminados".

Javier Larran.- Por qu las instancias superiores de Justicia decidieron modificar la condena original y aumentar los aos de castigo?

Luiz Eduardo Greenhalgh.-
El Tribunal Regional Federal de la Cuarta Regin (TRF-4), al juzgar en tiempo rcord jams visto un recurso de apelacin interpuesto por Lula, aument la pena hasta 12 aos exclusivamente para imposibilitarlo de beneficiarse de la prescripcin en virtud de tener ms de setenta aos y ordenar su arresto inmediato. Y es que de haber sido ratificada la pena original, Lula no hubiese sido arrestado.

Javier Larran.- Cul ha sido el papel de los medios de comunicacin masivos, como Rede Globo, a la hora de vapulear al lder del PT?


Luiz Eduardo Greenhalgh.-
Cabe decir que en el transcurso del proceso se hizo todo lo posible por impedir el ejercicio de defensa de Lula. Se rechazaron diversas pruebas, principalmente una solicitud de pericia del inmueble.
De ese modo, la prensa hizo una gran ofensiva en torno a la accin de la Fuerza Tarea de la Lava Jato y en sucesivas entrevistas busc criminalizar a Lula y condenarlo anticipadamente, sealndolo como jefe de una cuadrilla y al PT como una organizacin criminal.

Javier Larran.- Qu podemos concluir de este primer caso?


Luiz Eduardo Greenhalgh.-
Que hasta ahora la Justicia Federal en Curitiba, que juzga los procesos referidos a Petrobras, aun reconociendo que los contratos mencionados en la denuncia no tenan relacin con el expresidente, mantuvo su competencia territorial y fallos.
Este proceso es una farsa judicial, una persecucin poltica sin nombre. Fue creado por Srgio Moro para imposibilitar a Lula de ser candidato y viabilizar la eleccin de Bolsonaro, a quien hoy sirve en la cartera de Justicia.

Javier Larran.- El pasado mes de febrero Lula fue vuelto a condenar a otros 12 aos y 11 meses de prisin, por pretendidos actos de lavado de dinero y corrupcin, a qu se debe esta nueva sentencia?

Luiz Eduardo Greenhalgh.-
Aunque condenado y encarcelado por el caso del apartamento trplex, ese proceso ha sido desestimado en el mundo jurdico democrtico brasileo e internacional por las terribles irregularidades que mencion. No hay un solo jurista de respeto, en Brasil o fuera, que haya publicado un artculo, dado una entrevista o manifestado su opinin en defensa de la sentencia condenatoria. Qu ocurre, entonces? Srgio Moro y la Fuerza Tarea de la Lava Jato buscaron un nuevo proceso, ahora refirindose a un sitio en el municipio de Atibaia de propiedad del hijo de un amigo de la familia Lula, que era regularmente visitado por estos.

Javier Larran.- Cules son las novsimas anomalas del caso Atibaia?

Luiz Eduardo Greenhalgh.-
Igualmente este proceso se convirti en una farsa judicial. En la acusacin se dice que el propietario del sitio era ficticio y que en realidad el inmueble perteneca a Lula. Pero el propietario compareci a los autos judiciales, mostr cmo adquiri el inmueble, de dnde obtuvo dinero para el pago del mismo, todo esto a travs de documentos, extractos bancarios demostrativos de las retiradas y respectivos pagos de las prestaciones. Con todo, ninguno de los testimonios y documentos sirvieron para la Fuerza Tarea de la Lava Jato. La jueza sustituta de Moro, Gabriela Hardt, acab por condenar a Lula a otros 12 aos de prisin, alejando la posibilidad de prescripcin y facilitando el trabajo del Tribunal Regional Federal, que no necesitar modificar la sentencia para perjudicarlo an ms.
Esta segunda sentencia fue dada tambin en tiempo rcord exactamente despus de la inscripcin de Lula como candidato al Premio Nobel de la Paz y copiando ipsis litteris gran parte del dictamen concerniente al trplex. En diversos trechos de la sentencia la jueza se refiere al apartamento de Guaruj y no al caso en juicio, del sitio de Atibaia, lo que demuestra cmo se estn analizando los procesos contra Lula.

Javier Larran.- Cul es la posicin de la defensa respecto al ltimo fallo?

Luiz Eduardo Greenhalgh.-
En contra de esas arbitrariedades, fraudes procesales y maniobras para condenar a Lula a toda costa, su defensa interpuso diversos recursos, al propio Tribunal Regional Federal, al Superior Tribunal de Justicia y al Supremo Tribunal Federal. Todos esos recursos estn pendientes.

Javier Larran.- Cul es la relacin entre Srgio Moro y Jair Bolsonaro? Considera que Lula es vctima de un plan preconcebido al que se prest la Justicia brasilera?

Luiz Eduardo Greenhalgh.-
Yo hablo por m. Soy uno de los abogados de Lula. Actu en los procesos de la dictadura militar, defend presos polticos y particip en la reconstruccin democrtica de Brasil. Como abogado y militante poltico, estoy convencido de que lo que est sucediendo con el presidente Lula se aparta de la ley. Es una violencia poltica y antidemocrtica, un abuso de poder cada da ms visible y los tribunales brasileos estn amedrentados de juzgar de acuerdo con la ley y la Constitucin, mientras son tenidos por los golpistas y los medios, como conniventes de actos de corrupcin.
Los magistrados que se atreven a disentir de las decisiones de la Lava Jato concernientes o no a los procesos de Lula son criticados en los medios, hostilizados en las redes sociales y atacados por los partidarios de Bolsonaro.
Cuando decamos que Srgio Moro era un persecutor poltico, travestido de magistrado, l mismo responda diciendo que obedeca a la ley, a la Constitucin y a los autos de los procesos que le eran encargados. Y as mantuvo a Lula preso. Pero, a la semana siguiente a la eleccin presidencial, fue el primer ministro en ser invitado por Bolsonaro, desligndose inmediatamente de la Magistratura para convertirse en ministro de Justicia. As que la verdad de los hechos que ocurren a Lula se est desnudando.

Javier Larran.- Es Lula un preso poltico?


Luiz Eduardo Greenhalgh.-
Lula es ms que un preso poltico, es rehn poltico de los que derribaron a una presidenta electa Dilma Rousseff, igual sin crimen y sin motivo, de quienes impidieron a Lula disputar la eleccin presidencial y ahora pretenden mantenerlo preso, incomunicado, buscando alejarlo de la vida poltica para siempre. l fue condenado sin comprobrsele un solo acto criminal. No se ha probado jams ningn beneficio indebido. Sus procesos no ostentan crimen y menos an prueba de algn crimen. Son miles de pginas de retrica poltico-ideolgica, moralista y preconcebida, derechista hasta no poder, que no se sostienen ante un juicio exento y sereno.
Lula fue arrestado antes del fin del proceso, contra la letra expresa de la Constitucin Federal, sobre la presin de los medios y del Comandante del Ejrcito que hoy ayuda a Bolsonaro al interior del Palacio de Planalto.
Incluso una ministra del Supremo Tribunal Federal, al juzgar el Habeas Corpus en favor de Lula, anunci un voto contrario a su conciencia y a sus anteriores entendimientos sobre el principio de la presuncin de la inocencia.

Javier Larran.- Entiendo que las autoridades nacionales han desobedecido a Naciones Unidas en relacin a ciertos derechos a ejercitar por Lula.


Luiz Eduardo Greenhalgh.-
Es real que a Lula le fue prohibido ser candidato a presidente contrariando una decisin de las Naciones Unidas que tena fuerza legal, porque Brasil es signatario del tratado de obediencia a las decisiones de ese comit. La Comisin de Derechos Humanos de la ONU dijo que los derechos de ciudadano de Lula estaban siendo violados por los procesos de la Lava Jato. Que haba transgresiones a su defensa. Que tena derecho a postularse. En definitiva, para frenar su candidatura Brasil falt a la obediencia de un tratado internacional que firm.

Javier Larran.- Por qu esta empecinada decisin de la derecha por daar la honra de Lula? Sienten un temor hacia su figura poltica?

Luiz Eduardo Greenhalgh.-
Como se ve, el miedo de la lite brasilea y de los reaccionarios ultraderechistas sumisos al imperialismo norteamericano a Lula es tan grande que no les bastaba con arrestarlo para impedir su candidatura. Era necesario prohibirle hablar, que pudiera grabar mensajes y dar entrevistas, porque teman que eso pudiera favorecer a Fernando Haddad y no al entreguista ultraliberal, casi fascista, que ellos queran poner en el poder.
Hasta hoy restringen sus visitas de carcter religioso. Nos impiden, a sus abogados, tener acceso a l. Reducen el tiempo de reunin, incluso para los abogados. Limitan las visitas de sus propios familiares. Imposibilitan a Lula acompaar el entierro de su hermano. Solo le dejaron asistir a la ceremonia de cremacin de su nieto, Arthur, hacindolo, claro est, tras disponer de un gigantesco operativo policial-militar que involucr a cientos y cientos de hombres, perros, helicpteros, aviones, sirenas, entre otros recursos.

Javier Larran.- Pero, por qu los afanes por afectarlo en lo humano?


Luiz Eduardo Greenhalgh.-
Hoy Lula debe ser el nico brasileo al que le resulta prohibido dar entrevistas. No puede hablar. Tampoco le dejan tener contacto con el pueblo.
Sabes por qu tanta persecucin? Justamente porque saben que l no es culpable, porque temen y luchan contra el surgimiento de la verdad en medio del escarnio con que los golpistas lo tratan. Lula es rehn de los que tomaron el poder por asalto. Y la democracia, la libertad y la justicia social por las que Lula y tantos otros lucharon y que la derecha desprecia, estn con l, presas en la celda de Curitiba.
Este es el cuadro sombro del Brasil, de los brasileos y de Lula. Es por eso que se multiplican las manifestaciones de solidaridad en todos los rincones del pas y en el exterior. Lula Libre pas a ser la consigna de todos los luchadores por la democracia, por el respeto a los derechos humanos y la justicia social. Su libertad ser conquistada en esos espacios sociales, en las calles y plazas, por el pueblo.
Y Lula ha soportado todas esas humillaciones con dignidad, con altivez y con comprensin de su papel poltico en la coyuntura de Brasil, Amrica Latina y el resto del mundo. Saldr pronto, porque no hay derrotas definitivas para los pueblos. Pero lo har con la cabeza erguida, reforzando su alianza con los pobres, con los excluidos y con los perseguidos, para continuar su trayectoria de lucha.


Luiz Eduardo Greenhalgh
Poltico y abogado, naci el 11 de abril de 1948 en So Paulo. Inici sus estudios superiores en 1969 en la Facultad de Derecho de la Universidad de So Paulo (USP), donde obtuvo la licenciatura en 1973. En la dcada del 70 particip en la fundacin del Comit Brasileo por Amnista, de cuya direccin nacional lleg a formar parte. Como abogado, actu en la defensa de innumerables dirigentes polticos perseguidos, entre ellos el entonces presidente del Sindicato de los Metalrgicos de So Bernardo do Campo, Lus Incio Lula da Silva, y en la de los desaparecidos durante la dictadura militar.
Integr el Comit Latinoamericano de Defensa de los Derechos Humanos para los Pases del Cono Sur (Clamor), el Comit Brasileo de Solidaridad a los Pueblos de Amrica Latina (CBS) y tambin, como miembro fundador del Partido de los Trabajadores (PT), fue electo diputado federal en diversas oportunidades. Como en abril de 1980, hoy vuelve a defender a Lula, y asegura que har todo lo posible para que alcance la libertad.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter