Portada :: Amrica Latina y Caribe
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 11-02-2019

Venezuela y el futuro geopoltico de Amrica Latina

Daniel Ros Rocha
Rebelin


En Venezuela se est jugando el futuro geopoltico de Amrica Latina. Esta afirmacin, a primera vista cargada de fatalismo, es verdadera en la medida que seamos capaces de leer los acontecimientos de manera histrica.

La andanada golpista contra el gobierno democrticamente electo de Nicols Maduro pareciera ser el plan ms acabado de los Estados Unidos desde que Hugo Chvez lleg a la presidencia de Venezuela en 1998 -Golpe de Estado de febrero de 2002; sabotaje y paro petrolero de 2002-2003; Guarimbas estudiantiles de 2006 y las guarimbas de 2015 a 2017; y el intento de magnicidio de agosto del ao pasado contra el propio Maduro-. Y digo gobierno democrticamente electo, porque no hay que olvidar que el presidente Maduro fue elegido por el 67% de venezolanos que acudieron a las urnas el pasado 20 de mayo de 2018, poco mas de 6 millones de ciudadanos venezolanos dieron su respaldo a la gestin de Nicolas Maduro. Juan Guaid y la Asamblea Nacional en desacato que preside desconocen esta eleccin, pero omiten decir que son producto de ese mismo sistema electoral donde fueron elegidos en 2015, tambin omiten que el sistema electoral venezolano es uno de los ms modernos y confiables del mundo segn mltiples organismos internacionales como el Centro Carter y figuras polticas respetadas con el ex presidente del gobierno espaol Jos Luis Rodrguez Zapatero.

La actual crisis poltica desatada por la autoproclamacin (23 de enero) como presidente encargado en una concentracin callejera de la derecha venezolana, del hasta entonces desconocido presidente de una Asamblea Nacional en desacato, Juan Guaid, no es mas que el ltimo plan de las agencias de inteligencia gringas para retomar el control de la riqueza petrolera venezolana -el pas concentra la mayor cantidad de reservas probadas de crudo en el mundo, superando a Arabia Saudita-.      

Juan Guaid est hecho a la medida del Departamento de Estado norteamericano

No es casualidad que un da antes de la autoproclamacin callejera de Guaid, el 22 de enero, el propio Vicepresidente de Estados Unidos Mike Pence, hiciera un llamado a los venezolanos a salir a las calles a protestar contra el gobierno de Nicols Maduro: como buen pueblo de Venezuela, hagan or sus voces maana, en nombre del pueblo estadounidense, decimos: estamos con ustedes. Tampoco sorprende que, a primera hora del 24 de enero, Donald Trump reconociera, sin cortapisas, a Juan Guaid como presidente interino de Venezuela. Para reforzar el escenario golpista, John Bolton, asesor de seguridad nacional del presidente Trump, advirti el 1 de febrero a Nicols Maduro, de que si no abandona pronto el poder, podra acabar en Guantnamo: le deseo un retiro largo y tranquilo (a Maduro) en una bonita playa lejos de Venezuela. Y cuanto antes aproveche esta oportunidad, ms probable ser que tenga un retiro agradable y tranquilo en una playa bonita en lugar de estar en otra zona playera como la de Guantnamo.      

En los hechos se corrobora que EU no est detrs del golpe, sino que est a la vanguardia del mismo. Juan Guaid es creacin norteamericana, es producto de millones de dlares invertidos en Venezuela por parte de fundaciones y ONGs norteamericanas para promover la democracia en aquel pas.

En agradecimiento por la ayuda democrtica otorgada por EU al inexistente gobierno de Guaid, ste ha declarado (Ver The Wall Street Journal en su edicin del 31 de enero de 2019) su pretensin de entregar a corporaciones extranjeras la inmensa riqueza petrolera que tiene Venezuela, y privatizar los activos en poder de empresas estales. Juan Guaid entregara PDVSA a las grandes petroleras norteamericanas, pretende revertir las polticas econmicas y de soberana energtica iniciadas por Chvez y continuadas por Maduro. Sin proyecto poltico alguno ms que la desaparicin irracional del chavismo, el golpista Guaid piensa reeditar e imponer a sangre y fuego, la terapia de choque neoliberal que se impuso en Amrica Latina hasta finales de los aos noventa. Una cosa queda clara, a los Estados Unidos les interesa muy poco la democracia venezolana, y si mucho los millones de barriles de petrleo que pueden saquear de Venezuela.

Amrica latina entre la tirana neoliberal y lo la soberana nacional popular

A la vanguardia de Trump, no tardaron en reconocer a Guaid los gobiernos tteres de la regin: Brasil del militar derechista Jair Bolsonaro, Argentina y el impresentable Macri, y el Grupo de Lima con Colombia y Ecuador a la cabeza, con una honrosa excepcin, Mxico.

El mapa latinoamericano se divide entre los que, con gobiernos a todas luces antipopulares, hablan de defensa de la democracia, mientras hacia dentro son los primeros en violaciones a los derechos humanos, laborales y econmicos, Colombia, Brasil y Argentina son los casos mas paradigmticos. Pases que tienen relaciones amigables y de solidaridad absoluta con el gobierno venezolano como Cuba, Bolivia y Nicaragua, Y aquellos gobiernos mas mesurados que abogan por el dialogo entre las partes para la resolucin del conflicto, es la postura del gobierno de Andrs Manuel Lpez Obrador en Mxico. Y a ltima hora, Uruguay se suma a la posicin de que el gobierno de Nicols Maduro, debe llamar a elecciones presidenciales con certezas democrticas para todos los actores.

Los tambores de guerra norteamericanos estn listos para entrar en el escenario. Pero es claro que como la historia de Amrica Latina lo seala, un conflicto blico en cualquier pas nuestroamericano, se vuelve un conflicto regional. As lo demuestran los cientos de miles de refugiados colombianos producto de dcadas de conflicto armado; el xodo centroamericano de los aos 70 y 80; los cientos de miles de refugiados y exiliados sudamericanos durante las Dictaduras de Seguridad Nacional en la regin de los aos 70s; el reciente proceso de expulsin de miles de centroamericanos al norte del hemisferio, producto de gobiernos fallidos como el de Honduras o Guatemala.

Si el Comando Sur invade Venezuela, se topar con un pueblo arrecho y digno, dispuesto a defender su soberana y el gobierno que ellos mismo se han dado. La unin cvico-militar, el pueblo bolivariano y la Fuerza Armada Nacional Bolivariana, es lo que posibilita que el pueblo y gobierno bolivariano resistan y derroten el golpe. La alta politizacin del pueblo, que se traduce en Consejos Comunales, Comunas, Comits locales de abastecimiento, Mercados comunales, Consejos campesinos, Milicias bolivarianas, entre otras experiencias, le dan al gobierno bolivariano una dimensin territorial real y un fuerte lazo identitario. La derecha cipaya carece de esto.

La pretensin de un mundo unipolar de EU en Amrica Latina se topa con pared, ya que Venezuela tiene el respaldo de Rusia y China (actores geopolticos de primer orden), la ONU solo reconoce como presidente legtimo de Venezuela a Nicols Maduro y en la OEA, no hay conceso para reconocer a Guaid como presidente interino -muy a pesar de las declaraciones de su Secretario General, el traidor Luis Almagro-.

Si la Unin Europea, y gobiernos social-reformistas como el espaol o el alemn, le siguen el paso a Trump en su aventura injerencista, estn pasando por alto la historia reciente de fracasos y las carniceras que EU he sembrado all donde ha ido. Como en Afganistn, Siria, Egipto o Libia, la tarea de llevar la democracia norteamericana a resultado infructuosa, pues han dejado gobiernos tteres, militaristas y/o fundamentalistas all donde ha invadido. Maduro ha dicho que Venezuela se convertir en la Vietnam del siglo XXI para los Estados Unidos.

En el peor escenario, si el gobierno de Nicols Maduro cae, por las armas, no por un proceso democrtico, es predecible pensar que adems de apoderarse de la riqueza petrolera y los recursos naturales venezolanos, los norteamericanos irn por el litio y el gas bolivianos, del mismo modo, para darle gusto a la gusanera cubana en Miami y al oscuro Senador Marco Rubio, aceleren el proceso contra la Revolucin Cubana, y por ltimo, limpiar de gobiernos opositores a Centroamrica, profundizando el plan para derrocar al gobierno sandinista de Daniel Ortega en Nicaragua. A nadie conviene un conflicto armando de esta envergadura. Amrica latina involucionara polticamente 50 aos en el tiempo, el Plan Condor 2.0 seria realidad, y nos esperaran aos aciagos y de una lenta acumulacin de fuerzas en condiciones desfavorables para los pueblos de Nuestra Amrica.

La nacin latinoamericana, en Venezuela, est en la hora de defender su soberana y su dignidad como pueblo libre.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter