Portada :: Brasil :: Elecciones en Brasil
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 06-10-2018

Para entender las elecciones de 2018

Fabio Luis Barbosa dos Santos
Rebelin

Traducido del portugus para Rebelin por Alfredo Iglesias Diguez


Superficialmente, la eleccin presidencial brasilea parece compleja. A pesar del golpe y de la prisin de Lula, a diez das de los comicios, el Partido de los Trabajadores (PT) despuntaba como favorito en el segundo turno y se enfrenta a una temible cra de la dictadura. Qu est en juego en esta eleccin? Quin es el candidato del capital? Cul es la estrategia de la burguesa? Y la respuesta de la izquierda?

A continuacin, abordar esas preguntas.

1

Para la burguesa brasilea, la economa no est en juego en las elecciones: quien gane enfrentar los problemas del neoliberalismo con ms neoliberalismo. Ya sea por la va utpica de un neoliberalismo inclusivo, pregonado por el PT, o por el ultraneoliberalismo de los tucanos y de Bolsonaro.

Lo que la burguesa tiene en juego es la forma poltica de gestin de la crisis brasilea. Cul ser la cara del arreglo institucional, jurdico y cultural que sustituir a la Nueva Repblica [1], que est definitivamente condenada?

En el plano inmediato existen dos vas para esto.

Segn sus propias palabras, Lula ofrece credibilidad y estabilidad. La credibilidad de la que habla no es con los de arriba duramente afectada, sino con los de abajo: lo que Lula diga, la sociedad aceptar. En otras palabras, el lulismo ofrece a la burguesa su capacidad de convencimiento y neutralizacin popular como va para alcanzar el orden. Si Dilma fue la sombra de Lula, Haddad se proyecta como el avatar de esta poltica [2].

En el polo opuesto, complementario, se encuentra Bolsonaro. Cmo se tiene que entender su presencia? Bolsonaro es la respuesta ms aterradora de una sociedad aterrada. Quien est sin trabajo tiene miedo del hambre, y quien trabaja tiene miedo del desempleo. Todos tienen miedo de la violencia y tambin tienen miedo de la polica.

En un contexto de desprestigio de las formas colectivas de lucha, Bolsonaro promete el orden mediante la crueldad. Como Trump en Estados Unidos, Erdogan en Turqua, Modi en India, el uribismo en Colombia o el fascismo en Italia, todos actualmente en el poder. Por lo tanto, Bolsonaro no est slo: representa una tendencia, no una aberracin.

En sntesis, se trata de vas distintas para manejar la colosal crisis brasilea: el PT ofrece el orden a travs del dilogo, mientras que Bolsonaro propone el orden a palos.

2

Dada la imposibilidad de que ganen los candidatos Alckmin, Meirelles o Amoedo [3], cul de estas dos alternativas es preferible para el capital?

Si gana Haddad, gobernar ser un problema. El problema del poder ser cmo apaciguar la serpiente del antipetismo. Cmo convencer a aquellos que se embarcaron en la maniobra del impeachment y de la prisin de Lula a aceptar que todo eso desemboque en Haddad?

Si gana Bolsonaro, sern los gobernados los que tendrn un problema. Su base entre los poderosos es frgil, su rechazo popular es alto y su naturaleza, imprevisible. La pregunta es quin disciplinar al disciplinador?

Tanto Haddad como Bolsonaro representan respuestas provisorias, y necesariamente inestables, de una burguesa que se reorganiza.

3

Ms all de lo inmediato, el movimiento burgus se mueve en direccin de Bolsonaro. Porque el fin de la nueva repblica tambin compromete a los tucanos. Esto es lo que explica el Partido Nuevo, tan nuevo en la poltica como lo es demcrata el DEM [4]. Expresa a una burguesa que intuye que los nuevos tiempos exigen nuevas respuestas: es el Bolsonaro que an no sali del armario.

Porque lo que la derecha est incubando es un bolsonarismo sin Bolsonaro.

En Francia, la fascista Marine Le Pen se quejaba de aquellos que se unieron para derrotarla en el segundo turno de las presidenciales, porque despus de todo, deca una Le Pen desconforme, eligieron a alguien que implementa sus polticas, pero sin jactarse de ello.

Bajo el polvo de las prximas elecciones, la burguesa brasilea forja su Macron. El cruce de Bolsonaro y Amoedo puede ser Joo Doria [5].

4

Entre el derrocamiento del lulismo, que se configur en la rebelin de julio de 2013, y un bolsonarismo confiable, que se est cocinando, la burguesa brasilea se reorganiza. Ese reordenamiento se expresa a travs de la dispersin de candidatos. Al igual que en 1989, cuando comenzaba la nueva repblica, la burguesa busca un camino, aunque ahora es para enterrarla [6].

A mediano plazo, especula cul ser el mejor esparadrapo para frenar la hemorragia iniciada tras el golpe. Racionalmente, parece ser Ciro Gomes [7]: el antipetismo se sentira satisfecho y el electorado de Ele No respirara aliviado.

Pero las serpientes sueltas por el golpismo desafan la razn. Cualquier gobierno que venga ser necesariamente inestable, como lo fue el de Collor [8].

En este contexto, los tucanos hacen su autocrtica: mejor habra sido dejar a Dilma desangrarse, que conspirar mediante un golpe y pactar con Temer. Fueron con mucha sed al manantial y ahora estn condenados a tener paciencia [9].

La burguesa y los tucanos calculan quin es ms til para quemar y quin para ser quemado, con la expectativa de fundar sobre esta tierra quemada el nuevo orden a su semejanza.

5

Y la izquierda, qu papel desempea en este juego?

Paradjicamente, est mostrando una mayor dificultad para captar el cambio. Para la derecha est claro desde junio: el tiempo del neoliberalismo inclusiv ya termin. Se ha transitado de la conciliacin a la lucha de clases. Este es el teln de fondo de la agona lulista.

Que el propio Lula no se d cuenta de su anacronismo era de esperar. Que el PSOL se deje engaar por ese engao es una trgica miopa [10]. En lugar de diferenciarse del PT, ensayando lo nuevo por izquierda, la candidatura de Guilherme Boulos ha optado por la simbiosis, en condiciones cada vez ms rebajadas [11].

El lulismo es una poltica que navega en las aguas del orden. En este momento lo nico que puede resucitarlo como una alternativa para la burguesa es el ascenso de las masas. La paradoja es que las masas slo se movilizarn si rompen las amarras con el lulismo, como en junio pasado. No obstante, en ese momento, los revoltosos se preguntarn: vale la pena todo este esfuerzo para terminar con Lula de vuelta en la presidencia? [12].

Si la serpiente del antipetismo es difcil de manejar, las fuerzas que buscan ir ms all del petismo lo sern mucho ms. Por eso no les interesa, ni siquiera a Lula, el pueblo en la calle.

Ambicionando tender un puente entre el petismo y la izquierda, la candidatura de Boulos est constreida por la agenda del primero. En el proceso, corre el riesgo de confirmar el secuestro de la izquierda en la lmpara mgica del lulismo. Ms all de sus contradicciones internas, esta poltica perdi su carga histrica: por eso no se repetir, salvo como farsa.

El lulismo no es el antdoto del fascismo, sino un obstculo que dificulta la comprensin de lo que est ocurriendo. Slo mediante la lucha eludiremos a la barbarie, no con morfina.

6

Independientemente del resultado electoral, el ganador de esta eleccin ya es Bolsonaro. Porque fue quien marc el debate. El eje de la discusin se desplaz hacia la derecha, aislando an ms el debate estructural. Por otro lado, la izquierda ya perdi estos comicios, porque ni entr en el juego.

Para volver a la primera divisin de la poltica precisar actualizar su diagnstico y estrategia. Mientras eso no ocurra, asistiremos a una acumulacin de derrotas, sin ni siquiera disputar los destinos de la historia.


Originalmente, el texto se public en portugus, con notas del autor para la edicin en castellano:
[1] La Nueva Repblica es como se conoce el perodo que sucedi a la dictadura y que tiene como marco de referencia la Constitucin de 1988.

[2] Ex alcalde de So Paulo, la mayor ciudad del pas, Fernando Haddad es el candidato del PT desde que la candidatura de Lula fue inhabilitada.

[3] Geraldo Alckmin es el candidato del PSDB (popularmente denominados tucanos), partido que polariz las ltimas cinco elecciones presidenciales brasileas con el PT. Henrique Meirelles es el candidato del MDB, el partido de Michel Temer. Fue diputado por el PSDB, presidente del Banco Central bajo el gobierno de Lula (2003-2010) y ministro de Hacienda de Temer (2016-2018). Joo Amoedo es empresario, uno de los fundadores del Partido Novo, del que ya hablar ms adelante.

[4] DEM, o democratas, es el nombre adoptado por el antiguo PFL, que aglutina a los herederos de la dictadura.

[5] Comunicador televisivo y empresario, Joo Dria se inici en la poltica en 2016, siendo elegido alcalde de So Paulo en unas elecciones en las que derrot a tres ex alcaldes del PT en la primera vuelta. Dria es candidato al gobierno del estado de So Paulo por el PSDB (tucanos).

[6] En las elecciones de 1989 se presentaron 22 candidatos, cinco de los cuales eran considerados competitivos. Fernando Collor venci a Lula por por un estrecho margen de votos en la segunda vuelta.

[7] Candidato del PDT, Ciro Gomes estuvo afiliado al PDS, al PMDB, al PSDB y al PPS, entre otros. Fue ministro en el gobierno de Itamar Franco y tambin en el gobierno de Lula. Gomes y el PT intentaron llegar a una alianza, sin embargo, acab por distanciarse de esas siglas, que critic durante su campaa.

[8] Primer presidente electo por el voto popular tras la dictadura, Fernando Collor fue depuesto en un proceso de impeachment en 1992.

[9] Esta autocrtica la hizo Tasso Jereissati, dirigente nacional del partido, en una entrevista realizada recientemente.

[10] Partido Socialismo y Libertad, fundado en 2004 por parlamentarios expulsados del PT, crticos con la orientacin que estaba tomando el gobierno federal. Es el partido a la izquierda del PT de mayor relevancia desde entonces.

[11] De origen burgus, Guilherme Boulos es el principal lder del MTST (Movimiento de los Trabajadores Sin Techo), movimento popular de gran importancia en el pas. Boulos se afili al partido a ltima hora y el proceso interno que culmin con su eleccin como candidato a la presidencia fue bastante criticado.

[12] En el original en portugus el autor hace un juego de palabras con el slogan Lula-l, que us Lula en antiguas campaas presidenciales.


Fabio Luis Barbosa dos Santos es profesor de la Universidad Federal de San Pablo (UNIFESP) y autor del libro Alm do PT. A crise da esquerda brasileira em perspectiva latino-americana (Ms all del PT. La crisis de la izquierda brasilera en perspectiva latinoamericana).
 

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter