Portada :: Economa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 10-08-2018

Los nuevos modelos de capitalismo virtual son el progreso y la modernidad?

Carlos Martnez Garca
Nueva Tribuna


1) Cuando tras el triunfo de la contrarrevolucin conservadora (Thatcher-Reagan) se inicia el periodo neoliberal se apunta la llamada globalizacin y las nuevas tecnologas facilitan ese trnsito. El capitalismo inicia el nuevo periodo de la finanaciarizacin y el fin del capitalismo fordista, adobado todo ello con la deslocalizacin industrial de Occidente, Asia oriental fbrica de mundo y desregulacin de las finanzas y los movimientos de capital. Las izquierdas, todas ellas en sus diferentes variantes y sindicatos, no ven de inicio los terribles efectos que para la humanidad y para las mismas fuerzas transformadoras o reformistas va a tener este proceso. Debe ser Ramonet, Georg y otras y otros los que a travs de los Foros Sociales Mundiales y Attac, comienzan a denunciar los efectos devastadores. Ellos y el movimiento ecologista no controlado por el sistema. Pero todava sufrimos esa fase neoliberal y propuestas tan simples y sencillas como la Tasa Tobin todava no hemos logrado implementarlas. Por cierto Marx ya haba predicho esta fase del capitalismo financiero y su crisis, pero no se haba visto por los aparatos de las izquierdas, por eso la socialdemocracia sucumbe a la globalizacin y el comunismo pasa a ser residual o se hace capitalista nacional en China y Vietnam.

2) La revolucin neoliberal logra sus objetivos culturales y de pensamiento de masas. Alcanzada esta fase, lo que vemos ahora es que conseguido el libre trnsito de capitales e impuesto el mito del libre comercio, falacia pura ms que demostrada y si no, no veramos las migraciones del hambre a Lampedusa o Algeciras. Ahora le toca el turno a escribir sobre la ms profunda desregulacin laboral que hemos vivido desde los inicios del movimiento obrero.

3) Las empresas multinacionales virtuales de hoy, no son sino una sede fsica en cualquier lugar del mundo, sede preferentemente ubicada en un territorio con una legislacin fiscal muy favorable y/o paraso fiscal y tienen reducidas plantillas directivas muy bien pagadas, en relacin al capital que movilizan y que desde el internet compiten con las formulas tradicionales de produccin capitalista o prestacin de servicios. Pero el objetivo ya conseguido anteriormente de desregulacin laboral recibe un nuevo giro de tuerca con la simple aniquilacin de las relaciones laborales que conlleva el capitalismo virtual. Los estados, deben pasar a ser para estos nuevos profetas de la libre competencia, lo que el liberalismo decimonnico instituy ya a inicios del XIX, meros gendarmes de las poblaciones para que el capitalismo pueda amasar fortunas y poder, pero con policas y ejrcitos estatales que lo garanticen. Nada ms. Ningn sistema de proteccin social que no sea de caridad y religioso o voluntario. Como en el ltimo tercio del siglo XIX es decir, poca novedad.

A pesar de esa situacin tan opresora, surge el movimiento obrero y socialista en el siglo XIX y como respuesta al viejo liberalismo se logran importantes avances, pero tras ganar batallas, lograr la derrota del fascismo e implementar los primeros estados del bienestar, el capitalismo en la dcada de los ochenta del siglo pasado inicia su recuperacin total mediante la ideologa neoliberal. Para ello hay que regresar a menos estado, liquidar los escasos estados del bienestar del mundo y sobre todo conseguir la desregulacin laboral, buscando frmulas para hacerlo e incluso inventos que parezcan progresistas al objeto de imponer la cultura de la modernidad post-capitalista como la poltica espectculo, la economa colaborativa (muy peligroso este invento, aunque pueda tener como todo algunos segmentos positivos) o el voluntariado usurpando servicios pblicos revistindolo de humanismo.

Las mquinas y los avances son buenos, la red es positiva, pero claro, la red depende de cmo y para que se utilice y sobre todo el quien la controle. Desde luego la ciudadana no controla la red. Es ms, nos controlan desde la red. Lo cual no quiere decir que yo llame a romper los ordenadores. La conquista del capitalismo virtual es crear una generacin autista al resto de sus hermanos de raza humana. Para ello hay que acabar con antiguallas, la existencia de la clase trabajadora lo es y lo de las clases antagnicas se niega. Se rompe la cadena solidaria y surge cada vez con ms fuerza una sociedad egosta en la que curiosamente las personas jvenes que son sus principales vctimas, se nos presentan como los ms entusiastas.

3) Todo esto necesita de una nueva legislacin y que esta legislacin sustituya a la protectora de los estados, que por cierto ha sido legislada y/o conquistada por los pueblos y las clases populares de esos mismos estados al objeto de proteger aunque sea mnimamente sus poblaciones. Pues bien, eso les sobra a los nuevos gestores capitalistas y ya sea mediante estructuras internacionales como la Unin Europea o los Tratados Internacionales de Libre Comercio se imponen siempre las reglas que ms favorezcan los intereses de las multinacionales y las oligarquas locales. Es decir no se trata de liberar e igualar las regulaciones estatales. En el caso de la legislacin laboral siempre se trata de imponer la ms favorable a los intereses de las grandes corporaciones y sus satlites menores. Ejemplo: no es que Marruecos o Tailandia se igualen en derechos laborales a la atrasada Francia segn los capitalistas colaborativos y neoliberales, sino que Francia se parezca en derechos a los citados reinos. El TTIP o el TISA o el TLC de los EE.UU con Amrica Latina tienen todos ellos clausulas laborales tremendamente regresivas. La UE tambin impone una desregulacin muy reaccionaria, pues tambin en este caso y a diferencia de cuando ingres Espaa, no se trata de que Rumana tenga los derechos de los alemanes, sino de que estos se desdibujen a semejanza de los muy reducidos de Bulgaria o Polonia impuestas a Alemania, claro, por los propios capitalistas alemanes aprovechando que el Danubio pasa por Hungra. As tenemos que tras la directiva de servicios de mercado interior europea, los contratos de empresas radicadas en pases sin derechos o menos derechos, pueden ser aplicados en otros pases de la UE, por ejemplo los tristemente famosos contratos irlandeses o polacos.

4) Pero estamos ante una nueva fase de la liquidacin de los derechos sociales y laborales, la uberizacin. El tema es sencillo, gracias a las nuevas tecnologas se multiplican sitios web y aplicaciones en las que se puede obtener a demanda un producto o un servicio y diversos voluntarios y voluntarias o colaboradores sin relacin laboral ms all de un contrato muy laxo, reparten, conducen y cobran al objeto de que el pago por el servicio que el colaborador pueda establecer con el consumidor sea un pago de parte, pero nunca una nmina laboral de la empresa multinacional que realmente mueve los hilos. Es decir controlado por la empresa propietaria de la simple aplicacin y que es la empresa en s misma. Desparece la figura del repartidor asalariado, se daa al pequeo comercio o las empresas familiares; se reducen las plantillas de asalariados cuando no desaparecen y nadie es responsable de nada, ni contribuye o lo hace de forma mnima. Si desaparecen los taxistas, las empleadas de comercio, se reducen plantillas de conductores o de empresas familiares de paquetera que le vamos a hacer. Adems aunque el pequeo comercio, el taxi o los bares se modernicen e informaticen no pueden jams competir con poderosas multinacionales que siempre podrn ofertar lo suyo ms barato y rpido gracias a sus app y a un ejrcito de colaboradores que empujados por el desempleo y la pobreza estn dispuestos por necesidad a hacer cualquier cosa y poner su bicicleta o su BMW a disposicin de la empresa que no es sino una marca, una aplicacin. El resultado es el falso autnomo o la plantilla que realidad lo es de una ETT. Vamos lo que cuando yo inici mi vida laboral llambamos los pistoleros. Esta es una de las principales facetas de la llamada uberizacin de la economa, que toma su nombre de la empresa UBER y sus prcticas laborales y fiscales.

5) Afortunadamente el taxi ha plantado cara. Las Kellys se estn organizando como esclavas de las ETT y denunciado su doble explotacin. AMAZON ha ido a la huelga y ha creado un ilusionante precedente y los contratos irlandeses han sido denunciados en Ryanair y sus huelgas.

Es decir un nuevo movimiento obrero surge y hemos de agradecer sus luchas pues nos benefician. Por tanto apoyarlas.

La respuesta de los taxistas es una gran noticia y si triunfan sobre la uberizacin de la economa ser mejor para el futuro de nuestras pensiones, sanidad y educacin pblica. Sencillamente.

El problema cultural e incluso mental y que por tanto debemos denunciar y combatir es que para conseguir una economa ms moderna y de futuro para los neoliberales, los capitalistas, los pilla-bichos de la nueva economa esto solo tenga una traduccin real: menos plantillas de trabajadoras y trabajadores, ningn derecho sindical, sueldos de miseria, derechos nulos, precariedad esclava y poner la herramienta propia para que el patrn se haga multimillonario a costa de nuestras vidas y nuestra dignidad, con y ganancias ilimitadas para las empresas que encima son premiadas con no pagar impuestos o hacerlo de forma irrisoria Entonces quien financiar nuestros hospitales o que pensiones tendrn nuestros hijos?

Mejor nos organizamos y ya contra el peligro que ya est sobre nosotras y nosotros: la uberizacin y si alguien la defiende ya sabis que quiere y quien le paga.

Carlos Martnez Garca, politlogo, de la plataforma socialista pro PSF.

Fuente: https://www.nuevatribuna.es/opinion/carlos-martinez-garcia/nuevos-modelos-capitalismo-virtual-son-progreso-modernidad/20180804120708154570.html



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter