Portada :: Colombia
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 19-06-2018

Lento parto en Colombia

Atilio Born
Rebelin


El resultado de la segunda vuelta en las elecciones presidenciales de Colombia sentenci la victoria del candidato de la derecha, Ivn Duque, que obtuvo10.362.080 sufragios contra los 8.028.033 de su rival, Gustavo Petro, candidato de la coalicin Colombia Humana. Amenazadas como nunca antes las fuerzas del vetusto orden social colombiano se reagruparon y prevalecieron por una diferencia de unos doce puntos porcentuales. Terminado el recuento el uribista se alz con el 54 por ciento de los sufragios mientras que el ex alcalde de Bogot cosech un 42 por ciento. La tasa de participacin electoral super levemente el 51 por ciento, un dato promisorio ante el persistente ausentismo en las urnas de un pas en donde el voto no es obligatorio.

El ttulo de esta nota refleja cabalmente lo que est sucediendo en Colombia. Si un significado tiene esta eleccin es que por primera vez en su historia se rompe el tradicional bipartidismo de la derecha, que se presentaba a elecciones enmascarada bajo diferentes frmulas y personajes que en el fondo representaban a los intereses del establishment dominante. La irrupcin de una candidatura de centroizquierda como la de Gustavo Petro es un autntico y promisorio parteaguas en la historia colombiana, y no sera aventurado arriesgar que marca el comienzo del fin de una poca. Un parto lento y difcil, doloroso como pocos, pero cuyo resultado ms pronto que tarde ser la construccin de una nueva hegemona poltica que desplace a las fuerzas que, por dos siglos, ejercieron su dominacin en ese pas. Nunca antes una fuerza contestara haba emergido con esta enjundia, que la posiciona muy favorablemente con vistas a las prximas elecciones regionales de Octubre del 2019 en donde Colombia Humana podra recuperar la alcalda de Bogot y conquistar la de Cali y preparar sus cuadros y su militancia para las elecciones presidenciales del 2022. Mientras tanto Ivn Duque deber librar una tremenda batalla para cumplir con lo que le prometiera a su jefe, lvaro Uribe: avanzar sobre el poder judicial, poner fin a la justicia transicional diseada en los Acuerdos de Paz y sobre todo para evitar que el ex presidente, el verdadero poder detrs del trono, vaya a dar con sus huesos en la crcel debido a las numerosas denuncias en su contra por su responsabilidad en crmenes de lesa humanidad entre ellos la de los falsos positivos-y sus probados vnculos con el narco.

En suma: algo nuevo ha comenzado a nacer en Colombia. Todava el proceso no ha concluido pero los indicios son alentadores. Nadie soaba hace apenas tres meses en ese pas que una fuerza de centroizquierda con un ex guerrillero como candidato a presidente pudiera obtener ms de ocho millones de votos. Sucedi y nada autoriza a pensar que el tramposo bipartidismo de la derecha podr resucitarse despus de esta debacle; o que la euforia despertada en millones de colombianas y colombianas que con su militancia construyeron la ms importante innovacin poltica desde el asesinato de Jorge Eliecer Gaitn en 1948 se disolver en el aire y todo volver a ser como antes. No. Estamos seguros que no habr marcha atrs en Colombia. A veces hay derrotas que anticipan futuras victorias. Como las que sufri Salvador Allende en Chile en la eleccin de 1964; o Lula en Brasil en 1998. Por qu descartar que algo semejante pudiera ocurrir en Colombia? Slo tropieza quien camina, y el pueblo de Colombia se ha puesto en marcha. Tropez, pero se levantar y ms pronto que tarde parir un nuevo pas.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter