Portada :: Ecologa social
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 13-06-2018

Los hermanos Schmidheiny
Estos suizos que pensaban que todo estaba permitido

Franois Iselin
Bulletin d'information de CAOVA

Traduccin de Francisco Bez


La Suiza opulenta siempre ha favorecido el acaparamiento de la riqueza de ajenas, gracias a sus residentes ms codiciosos y depravados, a quienes ha preferido ignorar sus crmenes y maquinaciones.

Este es el secreto de su atractivo y de su fortuna.

Pero Suiza tambin lo ha acumulado a expensas de su propia poblacin y de muchos inmigrantes que ha seguido explotando y empobreciendo.

Aunque se declar "neutral", haba puesto sus regimientos contrarrevolucionarios al servicio de las monarquas europeas.

Estos suizos, de los que un cuarto son protestantes, se apropiaron impunemente de todo lo que poda reportarles mucho, desde el oro de los nazis a los recursos naturales ms rentables que a menudo se beneficiaban de sus contactos con los regmenes dictatoriales.

Porque "el protestantismo esclavista, capitalista, comercial e industrial fue an ms duro y ms hipcrita que el catolicismo".

(Robert Escarpit / 1918-2000 / Carta abierta a Dios / 1966).

Ella respald sin reconocer ni deplorar la trata de esclavos (O. Pavillon, Los suizos en el corazn de la trata de esclavos, 2017) e ilegalmente ms de mil esclavos chinos para la construccin del Canal de Panam (H. Etienne, De los chinos para el Canal de Panam, 2014). Aqu estn dos de estos protagonistas: Henri Etienne y Louis d'Illens de quienes sacamos los testimonios.

Carta de Etienne a sus padres en Suiza, desde Haiphong, en 1887 citado por Pavillon: "No podemos esperar con un bote que nos cuesta tres mil francos por da, y yo tuve que desembarcar los mil cien hombres que nosotros habamos reunido" . Nosotros sacamos todas estas "trenzas" [esclavos] bajo las barbas del gobierno ingls, que nos hubiera arrestado [encarcelado] durante dos aos si hubiramos pedido su permiso. Mis (sic) chinos llegaron con excelente salud". Pero no se quedarn mucho tiempo, diezmados por el clera, el paludismo o la fiebre amarilla y las espantosas condiciones que se les sern impuestas.

Esta protestante de Neuchtel no se conmueve por la prdida de esta "mercanca" [el astillero francs del Canal habra causado 27.500 muertos], ms que Stephan y sus cientos de miles de muertes por asbesto, o su hermano Thomas culpable de muchas muertes en sus plantas de cemento, en dos aos.

O. Pavillon describe el trfico de otro hombre de negocios, el lausans: Louis d'Illens: "Sus dos naves hicieron escala en El Cabo, al retorno; la nave negrera, llamada "Ciudad de Lausanne" y al llegar all, el 28 de noviembre de 1790, con 550 negros a bordo [comprados en Mozambique], el barco "Pas de Vaud", sigue, el 5 de diciembre, con un cargamento de 425 esclavos ".

Regresar de las Indias Occidentales, y sus barcos cargarn caf, cacao y azcar, para su retorno a Marsella.

Una carta del financiero de este tratado, Jacques Antoine Solier, fechada en 29 de enero de 1791, muestra que se frota las manos: "El seor de Illens recibi muy buenas noticias de sus dos negreros, que lo alentaron a enviar un tercer barco a finales de marzo".

Tenga en cuenta que el "patriotismo" de estos ricos traficantes bautiz sus naves con el nombre de su ciudad, cantn, y luego, con ms valenta: Helvetia!

Este breve regreso histrico demuestra que las acciones de los hermanos Schmidheiny multimillonarios e intocables son meramente la continuacin del imperialismo comercial por medios, ms discretos, por no decir que secretos.

Porque Stephan Schmidheiny no se confa de buena gana.

Maria Roselli, autora de "Asbestos y Eternit, Fortunas y robos" (Edicin inicial, Lausana, 2008 - Edicin en espaol: "La mentira del amianto Fortunas y delitos", Ediciones del Genal. 2010. 260 pp. Prlogo de ngel Crcoba-), confiesa haber tenido problemas para identificar a este personaje: "Trat de hablar con l durante diez aos, para preguntarle cules son sus intenciones".

En una conferencia sobre la filantropa, que l tuvo hace tres aos, rindi un vibrante homenaje a la fragilidad de la vida.

Al mismo tiempo, l nunca jams tuvo el coraje de ir [al proceso de] Turn para hablar con el juez o encontrarse con sus vctimas ".

Otro periodista revel que "Eternit, el imperio del amianto-cemento, es sin duda una de las multinacionales familiares ms secretas de Suiza y del mundo.

Dirigido por la familia Schmidheiny, no publica cuentas, informes anuales o listas de filiales o participaciones "(Tribune-le-Matin, 21.1.1983).

Stephan Schmidheiny se presenta a s mismo, as: "Soy un puro producto de mi familia, nacido de la cuarta generacin de un exitoso clan suizo-alemn, que ha hecho bien en los negocios y del cual todos los miembros han credo en sus responsabilidades hacia la sociedad.

Ellos creen que la sociedad les ha dado los recursos y, por lo tanto, ellos deben reinvertirlos en la sociedad que les ha otorgado los roles de dirigentes que ellos deben utilizar para mejorarla.

Fue, me parece, una especie de "noblesse oblige", pero yo pienso que hubo ms sentimientos humanos que eso"(Entrevista "Q & A con Stephan Schmidheiny", Global Giving Matters, abril-mayo de 2002). "Yo parto del principio de que es en una economa de libre mercado donde el hombre puede lograr la mejor calidad de vida a la que aspira" ("Marketing and Ethics" -"Mercados y tica"-, Asbestos-Cement No. 77, 1975). ). "Calidad de vida", pero de qu Hombres habla l?

Fuente: Franois Iselin, "Alerte Amiante", Bulletin d'information de CAOVA, N 28, Lausanne, Juillet 2018.

Esta traduccin se puede reproducir libremente a condicin de respetar su integridad y mencionar al autor, al traductor y Rebelin como fuente de la traduccin.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter