Portada :: Mundo
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 12-01-2018

Corea
Primer paso de un largo camino

ngel Guerra Cabrera
Rebelin


Dice un proverbio chino que para emprender un largo camino lo ms importante es dar el primer paso. Hace unas semanas pareca que la situacin en la pennsula coreana evolucionaba sin freno hacia una catstrofe de magnitud incalculable. Sin embargo, la rama de olivo tendida a Corea del Sur por Kim Yon Un, lder de Corea del Norte, a principios de ao tuvo una rpida y positiva acogida de su homlogo Moon Jae-in y la reunin propuesta por este para discutir los pormenores de la participacin de una delegacin del norte en los juegos olmpicos de invierno, organizados por Sel, tuvo lugar a nivel de ministros exactamente en la fecha y lugar propuestos: 9 de enero en la aldea de Panmunjom, dentro de la zona desmilitarizada que divide a las dos Coreas.

Aparte de acordarse la asistencia de una nutrida representacin del Norte a los juegos, tambin se decidi reiniciar las plticas entre militares de ambas partes y restablecer la lnea de comunicacin militar de urgencia que las une. En 12 horas de plticas, segn informa Asia Times, quin sabe que otros temas hayan sido abordados. Segn esta fuente, el nico desacuerdo fue la negativa del Norte a hablar de la desnuclearizacin. Es natural que as sea. Aunque la desnuclearizacin, no del norte, sino de toda la pennsula, es altamente deseable, necesaria y uno de los objetivos de una negociacin a largo plazo todava es muy temprano para abordar el asunto. Estados Unidos tiene armas nucleares en Corea del Sur y es muy difcil imaginar que Pionyang acepte tratar el tema si no se incluye tambin en la agenda la retirada de esas armas y plenas garantas de seguridad.

No hay duda de que Corea del Norte fue empujada a una situacin lmite, dados los incumplimientos por Washington de los acuerdos pactados cuando hubo dilogos entre ambos sin que los imperialistas depusieran sus amenazas e intentos de chantaje.

Se puede estar o no de acuerdo con la solucin asumida por el liderazgo norcoreano de desarrollar un programa de armas nucleares con fines defensivos. Derecho a hacerlo tena pues nadie puede impedir que un pas severamente amenazado ejerza el derecho a la defensa. El problema radica en el grave peligro que la posesin del arma atmica implica para la seguridad y la integridad de un pas subdesarrollado y la apocalptica amenaza para la paz y la supervivencia humana que puede llegar a significar el que se vea en la necesidad de usarla, pues una guerra atmica, por defensiva que sea, no tiene lmites geogrficos. Por otro lado, est el consenso logrado por el Movimiento de Pases No Alineados a este respecto, un consenso que representa a la gran mayora del tercer mundo. Del que forma parte tangible y muy importante la Proclama de Amrica Latina y el Caribe como Zona de Paz y adoptada en la II Cumbre de la CELAC, celebrada en La Habana, que se adhiere a la promocin de la desnuclearizacin.

Pero Pionyang, que opt en su momento por esta alternativa, pis el acelerador a la vista de las agresiones a Irak, Libia y Siria. En este empeo ha empleado ingentes recursos naturales y humanos, ha incluido el programa nuclear en su Constitucin y nicamente despus de un proceso de creacin de confianza, pasos serios de distensin y de un plan que garantice su soberana e integridad territorial es que parecera posible acordar los trminos de la desnuclearizacin de la pennsula, una propuesta en que estn de acuerdo China y Rusia, quienes, por cierto, han mostrado su beneplcito por este primer contacto. Estados Unidos, con reparos, ha hecho lo mismo.

Entre los desarrollos positivos que han trado estos hechos est la disposicin expresada por Moon de sostener una cumbre con su homlogo Kim y el criterio manifestado en la conferencia de prensa de principio de ao en cuanto que Sel podra reducir las sanciones a Corea del Norte durante los juegos de invierno, lo que podra referirse a una eventual reapertura del parque industrial de Kaesom, cerrado por el anterior gobierno surcoreano. En esta instalacin trabajaban unos 50 mil obreros del norte. Moon asever que siempre que la presin internacional aumenta, sube la tensin entre las dos Coreas.

La reapertura de Kaeson podra ser todo un smbolo de una solucin conjunta intercoreana a la actual situacin en la pennsula, acompaada por garantes aceptables para las dos partes.


Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter